Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más
Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más

jueves, 25 de junio de 2009

Tengo un día raro...


Hoy tengo un día raro,de esos que no sabes si estás contenta,estás triste o simplemente no estás! Tengo tantas cosas que hacer y pocas ganas de hacerlas. Qué bien estaría yo en la playa tomando el sol, en cambio estoy aquí aburrida como una ostra. Y quizás se preguntarán y porqué no te vás? Buena pregunta esa, muy buena pregunta, la respuesta podría ser simple, pero la verdad es que és tan compleja, que paso de contestarla.

De paso creo que he cometido un error, les cuento. Esta mañana he ido a la pelu para cortarme el cabello, no he ido a la que normalmente voy, por que quería probar en otra que tenía oferta. Debo decir, que mi primer error fue no irme cuando ví la clientela que llegaba a esperar que la peluquería abriera, no tomen a mal lo que les voy a decir, pero todas eran señoras muy pero que muy mayores. Y que conste que no tengo nada contra las personas mayores que quieran ponerse guapa, pero es que dicha pelu me recordó a una que había antes por mi calle, que era escuela e iban todas las señoras mayores a que las atendieran por que era muy barata. Y ahí las veías a todas, con su toalla debajo del brazo para no pagar ní por el uso de la toalla y eso que solo costaba 50 de las antiguas pesetas.

Y ahora sigo,segundo error, quedarme cuando ví las personas que atendían en la peluquería. Por Dios! pero si la mujer encargada de la pelu, tenía unos pelos horrorosos, como si tenía varios días sin pasarse un peine por esa cabeza, y no hablemos del color. Era de lo último!

Pero yo mujer cabezona y por aquello que me daba verguenza irme,decidí quedarme y hacerme el corte de puntas que quería. Había ido con la idea de solo cortame y peinarme en mi casa, por que si he de ser sincera, cada vez que me peino en alguna pelu, termino de mal humor y además que cuando cruzo la puerta de mi casa, me voy directa al baño, cogo el secador de cabello y trato de arreglar el desaguizado que me ha hecho la peluquera de turno.

Por lo que esta mañana, me dije, no te dejes engatuzar, solo corte y listo. La señora que me atendió, estaba muy cerca de la edad de las que esperaban que las atendieran para hacerse sus baños de color, moldeados,cortes, etc,etc.

Pero como ya he dicho antes, no me fuí pues me daba verguenza irme al ver ese panorama. Para colmo no podía decir que me iba pues había mucha gente, pues era la segunda en la tanda, pero la primera en ser atendida.

Uds. se preguntarán como me ha quedado el corte, que quieres que le diga, me quiero poner a llorarrrrrrrrrrrrr,me han cortado más de lo que quería!!!!

Antes de mi corte me veía guapa, ya sé que dirán que no tengo abuela, cosa que es cierto, mi abuelita murió hace ya mucho tiempo,pero lo que si tengo es espejo, jaja.

En fín! que el mal ya está hecho, menos mal que es algo que crece y que pronto recuperaré como Sansón mi cabellera.
Una cosa tengo clara, la pelu esa no me volverá a ver el pelo, nunca mejor dicho verdad

Y ahora, después de escribirles esta nueva tontería, continuaré pasando mi día raro.

Ah! y ya te mandaré una foto, para que me dés tu opinión, ok.

No hay comentarios:

Publicar un comentario